Estrategias para mejorar la adquisición de contenidos de nuestros alumnos.

¿Cómo ayudar a los alumnos a trabajar de forma más eficaz, inteligente e independiente?

Hay algunas estrategias y rutinas que resultan muy prácticas y no son difíciles de implementar en el aula.

  • "Explain it to your brain".  Según la Dra. Donna Wilson y el Dr. Marcus Conyers, es una forma creativa de ayudar a los alumnos  que se impliquen en el proceso de aprendizaje. Se trata de una destreza estrechamente relacionada con procesos metacognitivos, considerada una característica en los alumnos brillantes y en futuros profesionales de éxito; es la desarrollada por aquellos capaces de explicarse de forma sistemática a sí mismos lo que están pensando y haciendo mientras aprenden.

Esta habilidad puede ser enseñada a los alumnos si al dar explicaciones como profesor vas poniendo en práctica una estrategia similar. Se trata de ir diciendo en alto lo que por tu cabeza pasa según das explicaciones, resuelves un problema o ejercicio. Plantea las preguntas en alto que ti mismo te haces al ir resolviendo la tarea concreta. Practica esto con los alumnos y da oportunidad a que lo hagan; primero en alto y luego poco a poco se les pide que utilicen la estrategia de forma silenciosa e individualmente. Con esta estrategia se integran diferentes habilidades como por ejemplo la de relacionar los nuevos contenidos con los ya existentes. Los alumnos pueden explicarse a sí mismo cómo van resolviendo la tarea y esto les ayudará a decidir la forma de actuar, se sentirán más seguros y confiados

  • Aprender a dar un respiro al pensamiento. Largos periodos de concentración dificultan el aprendizaje. Sin descansos acabaremos agotados mentalmente, aburridos o incluso en el aula se pueden dar situaciones conflictivas por un comportamiento disruptivo. Facilitar esos descansos, dar opción a moverse durante dos minutos cada veiticinco de trabajo intenso tendrá resultados muy positivos.
  • Autoevaluarse para mejorar.  Enseñar al alumno a controlar su proceso de aprendizaje a través de la autoevaluación se convertirá en una extraordinaria herramienta de trabajo para su futuro. Pide a tus alumnos que piensen en las preguntas que el profesor les haría en un examen sobre un tema concreto. Pide que escriban una lista de tres o cuatro preguntas susceptibles de aparecer en un examen, luego deberán contestarlas de forma correcta.
  • Enseña a los alumnos a planificarse. Que hagan su plan de estudio, que sean realistas y no dejen todo para el último momento. Tendemos a pensar que deberían saber planificar su tiempo, pero no es así y es una capacidad o técnica de estudio que no se practica en el aula. Ayúdales a diferenciar lo importante de lo que no lo es, que tengan claro que los contenidos deben trabajarse entre 7 y 9 veces hasta que el cerebro los asimilen y queden asentados y bien claros para ser expuesto con claridad.
  • Crea un ambiente adecuado de trabajo, ambiente en el que las emociones tengan un papel importante. Para los alumnos tener la oportunidad de enseñar lo que acaban de aprender y enseñarselo a un compañero o compañera facilita el conocimiento y su capacidad de memorizar ese nuevo contenido. Deja que los alumnos en parejas enseñen uno a otro y aprendan uno del otro parte de los contenidos de la unidad.